Analizan de manera responsable el contexto nacional  e internacional de la problemática agronómica y sus políticas, para generar propuestas de manera eficaz para la conversión del sector, a partir de la promoción de buenas prácticas agrícolas. A partir de un diagnóstico de problemática agronómica a nivel de productor, en el que debaten situación actual de los recursos naturales y los efectos del cambio climático sobre la producción agrícola.